Alcohol cero, proponen que los taxistas asistan a infractores

La normativa prevé la cesión de la conducción del vehículo a otra persona. Da un plazo de 20 minutos al momento de la finalización del primer control. Esa tarea podría ser realizada por un chofer de taxi.


El Ejecutivo municipal promulgó recientemente la ordenanza de alcoholemia cero para los conductores de vehículos particulares. La normativa prevé que, según cada caso, el infractor pueda permitir “la cesión de la conducción del vehículo a una persona que pueda hacerse presente en el lugar en un término máximo de veinte 20 minutos al momento de la finalización del primer control”. En ese marco, desde la ONG Pardas Libres elaboraron un proyecto para que esa tarea la pueda llevar a cabo por un taxista.


Entre los considerandos en el proyecto se destaca que la posibilidad de asistencia no estará al alance de todos los infractores y se cita como antecedente a Posadas, donde el alcohol cero rige desde 2.016, y según se destaca, en esa ciudad existe “un servicio implementado por una empresa de radiotaxis, conocido como Conductor Asistido que

ha logrado resolver con éxito el inconveniente”.


"Cuando se compruebe que el conductor ha superado el cero gramo de alcohol por litro de sangre y/o conduzca bajo los efectos de drogas o estupefacientes y/o lo haga con impedimentos físicos que dificulten la conducción. No existiendo otra causal de remisión al momento del procedimiento, la autoridad de aplicación podrá permitir la cesión de la conducción del vehículo a una persona que pueda hacerse presente en el lugar en un término máximo de veinte (20) minutos contados desde el momento de la finalización del primer control”, estipula en su artículo dos la Ordenanza 10182 que determina alcohol cero al volante.


La iniciativa de Paradas Libres propone que, en caso de que el infractor no consiga que un amigo o familiar se haga cargo del manejo de su vehículo para evitar que este sea remitido al corralón, este, con autorización del inspector municipal, pueda solicitar el servicio de un taxista que lo asista.


“El taxista trasportará al vehículo y a su titular al domicilio que este indique y solicitará otro taxi para volver hasta el lugar del operativo donde habrá dejado su taxi estacionado”, explicaron desde Paradas Libres mediante un comunicado de prensa.


En el escrito explica que “el servicio costará el equivalente a 10 bajadas de bandera o una cifra igual al costo del viaje de ida hasta el domicilio indicado, si éste arroja una suma mayor a las 10 bajadas, y, además, el infractor deberá asumir el costo de los viajes de ida y vuelta. De este modo, el infractor evitará los trámites de retiro del vehículo del corralón y los costos de estadía y acarreo.









114 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo