Denunciarán a Uber y a Maxim

Así lo adelantó este viernes el concejal Eduardo Toniolli. “Los están sacando patadas de muchos lugares del mundo”. Además, recordó un fallo adverso en el Reino Unido donde la norteamericana debe reconocer a los conductores como trabajadores.


El concejal Eduardo Toniolli es indudablemente una de las personas que más entiende el impacto negativo que puede dejar -tanto para choferes como para usuarios- que Uber y otras aplicaciones que operan de manera ilegal se hagan fuerte en Rosario. A tal punto está comprometido en esa lucha que este jueves se lo vio participar de la sesión con un barbijo que tenía la leyenda Fuera Uber de Rosario. Más allá de este gesto que para el sector taxista no es menor ya que no solamente debe enfrentarse a la empresa norteamericana sino al constante lobby en favor de la compañía que vienen haciendo desde algunos medios locales y sumado a algunas intenciones políticas de abrirles las puertas, la posición de rechazo de estas App el edil la puso de manifiesto desde un primer momento.


El concejal adelantó que denunciarán tanto a Uber como la rusa Maxim que opera desde hace algunos meses en Rosario. En una entrevista concedida a LT 8, Toniolli expresó que se debe evitar que estas empresas vengan a la ciudad al destruir el sistema y manifestó que el servicio público es esencial y hay que defenderlo.


En cuanto a la forma de operar en otras latitudes, el edil manifestó: “Los están sacando patadas de muchos lugares del mundo. Están sufriendo fallos adversos en muchos lugares del mundo. Hace muy poquito el tribunal supremo del Reino Unido determinó contra todas las pretensiones de Uber y después de un largo juicio que sus conductores son trabajadores y trabajadoras en relación de dependencia y que tiene que reconocerlo como tales”.


Y añadió: “Por supuesto que nosotros desde el municipio y en mi caso desde el Concejo no tenemos ninguna incumbencia en materia laboral, lo que estamos advirtiendo es que este tipo de empresas van por la destrucción del transporte de pasajeros y por todo tipo de regulación. Lo que primero aparece como algo atractivo cool, incluso más barato después termina siendo caro para los choferes porque cada vez son más altas las comisiones que les cobra la empresa y para los usuarios”.


También puso como ejemplo lo que sucede en la provincia de Mendoza donde Uber fue habilitada para operar. Hoy allí hay 1200 taxis 1800 Uber que en realidad son ex taxistas que se fueron a trabajar para la multinacional por menos plata y por un trabajo sin derechos laborales. Esa cantidad de vehículos generó un mercado en el que nadie puede subsistir porque no hay demanda suficiente para todos”.


“Es el Estado el que determina la cantidad de licencias que tiene que haber en la calle, para que el negocio sea de alguna manera rentable para que no se destruya”.


También describió que estas empresas desde lo económico no dejan prácticamente nada en los lugares que operan. “Lejos de reinvertir en la ciudad de Rosario reenvían sus profusas ganancias a sociedades off shore”.




161 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo