Más titulares y menos choferes

Ese es el saldo que está dejando Uber en Capital Federal, según datos brindados por el presidente de la Federación Nacional de Propietarios de Taxis. El dirigente también se refirió a la situación que está viviendo Mendoza.


El presidente de la Federación Nacional de Propietarios de Taxis, Jorge Celia, hizo una descripción de cómo Uber viene horadando al sistema desde que opera ilegalmente pero con total libertad en Capital Federal. Según expresó, de 24 mil choferes que había quedaron tan solo 7 mil y aumentó la cantidad de titulares que pasó de 18 mil a 22 mil. También se refirió al impacto que produjo en Mendoza -única provincia en la que está habilitada para operar- donde hoy prestan servicio 1200 taxis contra 1800 Uber. El dirigente no dudó en apuntar sus cañones contra el Sindicato de Obreros de Taxis de Mendoza.


“De 24 mil choferes de taxis y 18 mil titulares ahora hay 6 mil choferes y 22 mil titulares. Ya casi nadie tiene choferes porque se fueron a Uber que les es un poco más redituable porque no pagan cargas sociales, no pagan nada. La gente que les alquila los autos les cobra menos. Para los choferes es mejor porque tal vez hacen la misma recaudación pero le pagan menos al dueño del vehículo”, explicó Celia.


En diálogo con el programa Mundo Taxi, el dirigente indicó que la suba en la cantidad de titulares en Capital Federal tiene que ver con que se cayó el precio de las licencias. Hoy una chapa en Buenos Aires vale 40 mil pesos. “El que tiene ese dinero sale a trabajar sin poner chofer, lo hace de manera legal y no tiene problemas”.


Celia contó que muchos de los floteros decidieron pegar el salto. “Lo que hicieron fue pintar sus autos de negro y los pusieron de Uber pidiendo una miseria, unos 8 mil pesos semanales, al tipo que se subía al auto”. Esto echa por tierra aquello de que la multinacional únicamente trabaja con autos nuevos. “Hay de todo los hay muy buenos y hay algunos que se caen a pedazos”.


Cuando Uber desembarcó no les cobraba nada a sus choferes, por el contrario pagaba para trabajar. Hoy se lleva el 25 por ciento de cada viaje y se espera que con el tiempo ese porcentaje sea mayor.


“Otro diferencial que tiene Uber es que tiene una tarifa dinámica, nosotros los taxistas cobramos siempre la misma tarifa, pero por ejemplo un día de lluvia los Uber cobran una tarifa mucho más cara que la del taxi. Cuando hay mucha demanda ellos aumentan el valor del viaje y cuando la demanda cae prácticamente lo regala, y después para captar clientes salen a hacer algún tipo de promoción con descuentos importantes”.

Consultado sobre quién absorbe esos descuentos, Celia indicó que generalmente corren por cuenta del chofer que “como mucho puede llevarse a modo de premio consuelo y si hacen determinada cantidad de viajes algún reconocimiento económico mínimo”.


El presidente de la Federación Nacional de Propietarios de Taxis avizoró un panorama muy sombrío en lo que tiene que ver con la relación laboral dentro del sector. “La proyección es que en el taxi se va a terminar la relación de dependencia porque el negocio no da para las dos cosas. Yo entiendo que un trabajador tiene que tener sus beneficios, su obra social, sus vacaciones, su jubilación, yo estoy totalmente de acuerdo con eso, pero hoy el negocio no da”.


Mendoza rompió el molde


A contra mano de lo venía sucediendo en todo el país, en 2018 la Legislatura de la provincia de Mendoza aprobó la Nueva Ley de Movilidad donde se le dio marco a la operatividad de Uber, un fuerte golpe para el sistema de taxis de esa provincia. Hoy en la ciudad capital operan 1800 Uber y 1200 taxis. A dos años de la nueva normativa, no solamente están disconformes los taxistas sino también los conductores de Uber que se quejan por la baja rentabilidad y ya se han manifestado a favor de una regulación tarifaria.

Para Celia la legalización de Uber en Mendoza en gran medida es responsabilidad del sindicato que representa a los choferes. “Al que estaba a cargo del sindicato buscando tener un mejor control sobre los aportes le cedieron algo que el que quería y en el medio le metieron Uber”


“Se quedó con las letras doradas y por abajo le pusieron Uber, hoy en Mendoza hay más Uber que taxis. Entonces ese sindicato que parecía tan fuerte o que parecía que con los controles se iba a fortalecer, hoy ese sindicato en Mendoza prácticamente no existe. Si no se toma nota de esto va a pasar lo mismo en todos lados”, evaluó.




646 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo