Por si no quedó clara mi posición en el tema She Taxi


POR RICARDO ARICÓ

Paradas Libres


Estoy contra esa aplicación.


Pero no solo por cuestiones formales. Si She tuviese oficina, operador las 24 hs en contacto con las choferes, radio, y la mar en coche, IGUAL ESTARÍA EN CONTRA.

Siempre he creído (y lo sigo haciendo) que en el ámbito del taxi debe haber igualdad en TODOS los aspectos.


Síganme, por favor, con el siguiente razonamiento:

(Doy ejemplos en números redondos para que se entienda)

Si los taxis hacemos 14.000 viajes por día (no importa si el número es inexacto, es un ejemplo para establecer proporcionalidades) y si la mitad de las personas usuarias es mujer, (las mujeres son mas pero, no importa) si todas las pasajeras pidieran ser trasportadas por una taxista y todos los hombres por un taxista, al haber 350 mujeres taxistas (aproximadamente) y 7.000 taxistas hombres, más o menos, tendríamos como resultado:

7.000 dividido 350: 20

7.000 dividido 7.000: 1

Cada viaje hecho por un taxista hombre, una taxista mujer hace 20 viajes.


Matemática pura. La igualdad entre colegas desaparece. Y NADIE PUEDE INVOCAR QUE ESTAR CONTRA SHE ES ATACAR LA FUENTE DE INGRESO DE LAS TAXISTAS MUJERES. PORQUE EL PROGRESO DE ESAS TAXISTAS NO TIENE PORQUÉ FORJARSE EN DETRIMENTO DEL PROGRESO DE LOS COLEGAS VARONES.


Obviamente, siendo fiel a esa línea de pensamiento, tambien estoy en contra de la Movi mujer, como está planteada. Si desapareciera She y las taxistas que allí trabajan se pasaran a Movi, se incurriría en la misma injusticia.


Creo que debería crearse un registro (confidencial, obviamente) integrado por las mujeres que se inscriban, por haber sufrido acoso o violencia de género, sea de parte de un taxista o de cualquier hombre y que, por esa respetable y atendible situación, no quiera ser trasportada por un hombre. Que alcance solo con una denuncia, aunque el hecho no esté comprobado. Movi, automáticamente, a las integrantes de ese padrón, les envía una taxista mujer, sin necesidad de que la usuaria la pida.


Eso creo que resolvería las cosas sin violar el principio de igualdad en el trabajo ya que, supongo, ese listado no sobrepasaría los 5.000 casos. Y aunque fuese el doble. No mueve el amperímetro.


Una cosa es que 5 o 10 mil pasajeras sean mercado cautivo de taxistas mujeres y otra muy distinta es que media ciudad decida (injustificadamente) ser trasportada por una mujer. El taxi tiene un número, es fácilmente identificable y la muni, si se comprueba que un taxista es acosador, le saca de por vida el carnet de servicios públicos. Además, ahora, hay que firmar una declaración jurada afirmando que no se tiene causa alguna de violencia de género para renovar el carnet y falsear una declaración jurada es un delito grave. Sucede que a algunas de las mujeres taxistas que se ven beneficiadas por el solo hecho de ser mujer, es probable que no les importe, en absoluto, el principio de igualdad.

118 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Un sector de la prensa y su animosidad hacia los taxistas

La irresponsabilidad con la que el grupo Televisión Litoral SA trató la información sobre la denuncia contra un taxista por un supuesto intento de secuestro, todavía resuena en el mundillo del taxi. L