Remises ilegales, serán implacables

Se realizarán operativos conjunto entre inspectores municipales y la policía. De ser necesario se convocará a las fuerzas federales. Advirtieron que no van a tolerar ningún acto de violencia.


Desde el Ministerio de Seguridad de la provincia anunciaron que destinarán la cantidad de policías que sea necesaria para darle al personal de control de la Municipalidad las garantías mínimas de seguridad al momento de llevar a cabo los operativos contra los remises truchos y aquellos que habilitados en localidades vecinas pretenden prestar servicio en Rosario. Las autoridades provinciales asumieron el compromiso el viernes último en una reunión que se realizó en horas de la tarde en la sede local de la Gobernación.

Hasta allí llegaron representantes de titulares de taxis y del sindicato de peones para expresar su preocupación por la cada vez más proliferación de autos no habilitados que circulan por Rosario. Desde el municipio ya les habían adelantado que ante algunos hechos de violencia que se registraron en los operativos no estaban dadas las condiciones para llevarlos a cabo, por eso se resolvió pedir una reunión con la gente del Ministerio de Seguridad.

Según puedo saber Portada Taxi, tanto el Ministerio de Seguridad como la secretaría de Gobierno municipal manifestaron que se van a arbitrar los medios para “salir con todo contra los autos ilegales”. Advirtieron que no van a tolerar ningún acto de violencia por parte de los remiseros. Serán “implacables”.

Uno de los argumentos que dio el municipio sobre la baja en los operativos fue que tenía que hachearse cargo del pago de los adicionales del personal policial. Ese tema quedó zanjado, la Provincia enviará a los operativos la cantidad de policías que sean necesarios y que estén prestando servicio en ese momento por lo que ya habrá un costo extra.

También se indicó que de ser necesario se recurrirá a las fuerzas federales. Habrá un trabajo conjunto del que participarán también los taxistas informando sobre cuáles son las zonas en las que más abundan remises ilegales o habilitados en otras ciudades.

A partir de ahora todas las miradas se posarán sobre Villa Gobernador Gálvez, localidad desde donde viene la mayor cantidad de vehículos con pretensiones de trabajar en Rosario. Si bien se trata de autos que están habilitados en la vecina ciudad, no están autorizados a prestar servicio en Rosario.

El último jueves remiseros de VGG cortaron los accesos a la ciudad para pedir que los dejen trabajar en Rosario. La respuesta de los taxistas locales fue pedir una reunión con las autoridades. Del encuentro se llevaron el compromiso de profundizar los controles y de ser implacables con los autos que no estén habilitados para prestar servicio en Rosario.


324 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo